La Vaca en cachitos

En alguna ocasión, un amigo mío quien es gringo comentó que es posible no comprar tu carne en las cadenas de autoservicio. El proponía ir directo con el ganadero pero por el costo tendrías que conseguir una cantidad suficiente de personas para entre todos comprar la vaca entera y luego ingeniarselas para sacrificarla.

La base de su argumento era conocer de dónde viene tu comida, me imagino que para saber de primera mano que es “buena carne” la que consumiría o quizá para “pintarle el dedo” a las grandes corporaciones, sinceramente no sé.

Tampoco sé si en el contexto gringo eso es posible pero hablando de lo que conozco, en México me imagino que, al menos en papel, la razón para la existencia de los rastros es estandarizar el proceso de sacrificar al ganado. Esperaría que en algún punto se les hicieran pruebas para asegurar que de menos no te va envenenar – aunque los casos de clembuterol en el estado de Jalisco de las décadas pasadas ponen ese tema en duda.

Sin embargo, quizá mi amigo del vecino país no estaba “meando tanto fuera del hoyo”, recuerdo un par de ejemplos, que si bien no van directo con el ganadero, dejan de lado a las cadenas de autoservicio.

Advertisements

En el tiempo en que mi chick y yo colaboramos con “Mamá AC”, fuimos invitados a un festejo a “La Granja” qué es un lugar donde los niños que estuvieron en situación de calle y ya no quieren estar asi se van a vivir para aprender habilidades que los ayudan a reincorporarse a la sociedad.

Ese día comimos unas carnitas que ellos mismos hicieron. Según nos platicaron, para mantener los costos relativamente bajos, adquirieron el cerdo en el rastro y lo prepararon ese día temprano.

Otro ejemplo que me viene a la mente, es el de otro amigo quien compraba toda su carne para consumir durante el mes en una sola visita – de él tomé la idea de hacer lo mismo pero definitivamente a una escala menor y dejando las partes que requieren más habilidad con el cuchillo a mi carnicero.

La carne la compraba un obrador que está por la calle de Faro, del lado del pueblito, más pegado a Cruz del Sur que a Bosque de Las Victorias. Se llevaba a casa casi todo el lomo de la vaca y la descuartizaba como Dios le daba entender.

Al final, embolsaba las piezas en porciones adecuadas para su familia y lo metía a un congelador que bien podría ser la residencia Hoffa.

Al menos en una ciudad del pelo de GDL, veo un tanto difícil conocer de dónde viene tu comida y ahorrar dinero en tu consumo de cárnicos es tan fácil como no comprar en el super. Sin embargo, a diferencia de EEUU siento que en Mx pocas personas hacen descuento por compra en volumen.

Al final, no se si la propuesta de mi amigo funcionaría o no, pero ciertamente tiene varios detalles que pulir. Me imagino que en el rastro solo te venden el animal entero, así que mi siguiente mejor opción es la que elegí, ser cliente de un obrador en el que confío.

Por mi tren de vida me ahorro tiempo y los malabares que implica visitar al carnicero cada semana. Me he ahorrado algo de dinero no por el volumen sino porque si me disciplino y me doy a la tarea de abastecer mi reserva de cárnicos con regularidad; tengo ingredientes para cocinar en casa en vez de “comer de fuera” ¡Eso es un ahorro de dinero!

Por ejemplo, como te platiqué, el “tri tip” es un corte que me encanta por bien preparado es suave, jugoso y muy adecuado para preparar en cantidad grandes, y encuentras más ejemplos en mi sección “A la parrilla

Deja un comentario