Hablando de dineros

Suerte con la cuesta de enero y nuestros recién estrenados impuestos (ISR 30% e IVA 16). Por cierto ¿que tal les va con el nuevo precio de la gasolina? Espero que Santa Claus no los halla desfalcado porque recuerden que es época de pagar tenencia, refrendo vehicular y predial, entre otras cosas.

Reposteando 🙂 (no te encanta como inventamos verbos en Mx ;)), les recomiendo que lean estos post del blog de Pequeño Cerdo Capitalista:

Muy recomendables para aquellos que son la pluma más rápida del oeste. Y como bien dice ella, la tarjeta de crédito (TdC) no es un aumento de sueldo, solamente te está proporcionando más tiempo para pagar. Recuerden que la herramienta es tan buena como el que la usa, y la TdC es precisamente eso: una herramienta.

Algunos estados aceptan pago con TdC en los impuestos que mencioné arriba, analizen que les sale más barato (de cualquier manera lo tienes que pagar), por lo general es mejor aprovechar estos meses porque te dan descuento, si no tienes la liquidez analiza si es posible usar la TdC.

Planeen sus gastos y vean como les conviene más usarla y recuerden parte de esa planeación es asignar dinero para lo que firmaste, ya sea de tu quincena, de tu ahorro, vendiendo jeans en la oficina (o en casos extremos bajándotelos en las esquinas :(). El punto es que no des paso sin huarache.

Quiero cerrar este post reposteando (¡eso!) algo de la misma autora, si ya leyerón los post de arriba, lleguenle, sino  regresen, lean los primeros post y vuelvan acá a leer este último. Los espero… cri, cri, cri ¿ya? bien, ahora si lean esto:

En la medida en que te des cuenta que cada centavo que tienes a tu nombre cuenta y que la constancia y el orden se recompensan verás como tu panorama financiero cambia en el mediano/largo plazo.

“La gota orada la piedra, no por sufuerza, sino por su constancia.”
Ninón de Lenclos

Deja un comentario