Carne de cerdo en salsa de tomate con chiles

Un platillo con mucho sabor, económico, suavecito pero sobretodo es una receta difícil de arruinar, siempre y cuando le des su tiempo al fuego.

Yo use lomo de cerdo, pero ya que es un platillo que se cuece a fuego lento durante mucho tiempo puedes usar cortes de músculos que trabajan más, por ejemplo, pierna o cortes duros como la costilla ¡Combínalos!

El puerquito – o res, o la carne que se te antoje – lo vas a estofar durante un buen rato. Depende de la cantidad de carne, pero para 600 gramos yo le estofé unos veinte minutos. Ojo después se coció más con la salsa.

Si lo anterior te pareció confuso, sigue leyendo. Tendrá sentido y si no, con todo gusto te respondo las preguntas que me hagas.

Advertisements

El Estofado

  • Parte en cubos el trozo de carne. Ponlos en una olla y agrega agua hasta cubrirlos.
  • Agrega una cebolla y dientes de ajo. A mí me encanta esta plantita de bulbo, así que puse cuatro dientes.
  • Sal al gusto
  • Prende el fuego. Primero alto y cuando comience a hervir llévalo a medio. Retira la primera espuma que se forma con un espumador.

Déjalo cocer mientras preparas lo demás. Mientras tenga líquido no hay riesgo de que se arruine.

Las Verduras

Yo quise ponerle verduras, pero si no quieres bríncate esta sección.

Use papa y calabacita, pero usualmente acompañas esto con arroz o tortilla, si no quieres tantos cereales en tu comida, cambia la papa por otra cosa.

Normalmente troceo todo en cubos pequeños (realmente pequeños, 5 mm) para que no me rezonguen mis hijos. Ayer comieron con su abuela así que se me antojo que quería trozos grandes.

La papa tarda un rato en cocerse, así que esa entra primero, más adelante te digo cuando. Me gustan mis calabacitas firmes, así que esas literalmente fueron lo último.

Las dejé cocer con el calor residual después que la carne llegó a su punto. Ahora que lo pienso, también puedes dorarlas y resérvalas

El sazón o condimento

Y ahora sí ¡Echa mano de tu mejor amigo en la cocina! El molcajete o mortero mazo. No importa cual, pero son súper útiles en la cocina (y debo decir terapéuticos).

Necesitas:

  • Comino
  • Clavo
  • Orégano
  • Laurel
  • Pimienta
  • Sal
  • Ajo

Las cantidades dependen de tu gusto y que tanta carne es, pero recuerda que el clavo es intenso como el solo, el comino también. Acostúmbrate a probar u oler tus sazonadores.

En tu mortero vas a moler todo, pero ojo: El laurel trocéalo con tus manos antes, si no es un dengue molerlo y el ajo va al último, con ese harás una pasta de todos los ingredientes.

¿Y cómo recuperas toda la pasta? ¡Ah pues muy fácil! Agrega un poco de agua y con eso te traes todo. Sirve horrores para cocinar de campamento

Pica y reserva cebolla. A mi encanta la condenada, así que me fui con media cebolla.

La Salsa

  • Tomates – el que quieras pero que estén bien rojos. Pro-Tip: Usa pasta de tomate para darle más sabor a tomate
  • Chile Serrano
  • Chile Jalapeño
  • Sal

Ponlos a tatemar

Ya que están bien tatemados, al tomate le remueves el pedúnculo y a los chiles el rabo.
Vas a licuar ligeramente en la licuadora. Hazle el trabajo fácil y con un cuchillo haz una incisión en forma de cruz en cualquiera de los extremos de los chiles.

Con todos los ingredientes en el vaso de la licuadora, agrega algo del caldo de la cocción del cerdo y sal al gusto.

Muele con pulsaciones, no quieres una salsa liquida, quieres algo con textura.
Corrige la sal y reserva.

¡Todos juntos!

Bien para estas alturas del partido ya tienes todas las piezas, ahora vas a integrar todo.

Apaga el fuego y saca de la olla los trozos de puerquito que has estado cociendo. La cebolla cocida puedes descartarla. Los ajos yo lo conservé, pero si no eres fan, puedes darles el mismo destino que la cebolla.

En la misma olla, que ahora está vacía y casi seca, agrega aceite. Ya que está caliente agrega la cebolla y cuando este transparente, súmale la carne y comienza a dorar.

Cuando este tan dorada como tú quieras (recuerda, es la reacción de Maillard lo que estás viendo, y es puro sabor) agrega la salsa que preparaste, el sazonador y lo que te haya salido de caldo.

Aquí es cuando yo agregué la opcional papa.

Mezcla bien todo y ponlo a hervir. En cuanto veas que comienza a burbujear. Baja la flama y déjalo cocer.

¿Qué tanto? Hasta donde quieras. Mi intención de agregar la papa fue aprovechar el almidón para hacer algo casi seco, pero con consistencia.

Si usas costilla u otro hueso, el colágeno que se disuelve durante la cocción debería de ayudarte para este mismo fin.

Me esperé hasta que se fuera casi todo el líquido antes de apagar y agregar las calabacitas. — Me ayudó que regresé a la computadora a trabajar, ya ves, eso del home-office implica que trabajas más 😉

¿Quieres saber como hacer un asado sin romper el cochinito? ¡Lee mi artículo del empuje! Un corte para asar que es economico y con mucho sabor.

Deja un comentario