Dormir al aire libre, descansa sin sufrir

Pocas veces he sido del tipo de persona que se va primero a dormir, me quedo hasta que la gente se retira.

En esta ocasión estaba con mis amigos de campamento. Compartíamos un buen momento alrededor del fuego, bromeando y pasando el mate mientras los últimos acababan de cenar.

En este paraje donde acampamos; hay un arrollo y un refugio de madera que nos protege de la insistente lluvia que cae afuera.

Ha sido un día largo pero divertido y la cena no solo fue basta sino deliciosa ¡La acampada va más que bien!

Advertisements

Mis ojos se sienten pesados mientras escucho a mis amigos. Poco a poco, la tertulia se va apagando mientras la asistencia se retira a su casa de campaña, apresurados por la llovizna nocturna.

¡Llegó el momento de dormir!

El refugio tiene una pared completa al fondo, dos medias paredes a cada lado, una barra al frente y al centro un lar elevado donde asamos nuestra cena.

Elegir el lugar donde vas a levantar tu casa de campaña es muy importante. Es el primer pendiente que debes de atender despues que eliges el lugar donde vas a dormir.

Es recomendable elegir un espacio razonablemente nivelado, sin protuberancias y a una distancia razonable del grupo. Si es posible, hay que hacerlo con luz de día y observar no solo la situación actual, sino lo que podría cambiar durante la noche. P.ej. el camino del agua

En esta ocasión, la situación dictó que mi mejor opción era dormir dentro del refugio. Eso implica que además de lo anterior; hay que tomar en cuenta dos cosas más:

  • No quedar al paso de quien pudiera venir a buscar algo durante la noche (después de todo es un área común)
  • Los insectos que tienden a anidar en lugares húmedos y oscuros

En una rápida inspección observé arañas y babosas pero seguro hubo otros que escaparon de mi vista, lo cual hacia deseable algún tipo de barrera entre ellos y yo.

Dormir no es arte pequeño

Bivy Sac modelo Molecular fabricado por Outdoor Research

Afortunadamente, uno de mis amigos me prestó una funda para vivaquear o Bivy Sac. Había leído acerca de ellas pero nunca había usado una.

Realmente no son complejas, básicamente, metes tu bajo sleeping para aislarte térmicamente del suelo y metes tu sleeping para mantener una temperatura cómoda.

Se cierran con dos cierres. La capa más exterior es de tela para protegerte del agua y la capa de abajo es de malla para protegerte de los insectos. Adicionalmente, tienen una varilla flexible que forma un arco y evita tener las telas directamente sobre la cara.

Puedes imaginarlo como un sarcófago de tela pero definitivamente dormí seco, calientito, razonablemente cómodo y sin necesidad de ocupar un espacio grande.

Después de esa experiencia me decidí comprarme una funda para vivaquear (Bivy Sac) y tenerlo como opción cuando decida que elementos son los más adecuados para mi sistema de dormir en mi siguiente aventura, como aquella vez que acampé a casi 4000 MSNM con lona

Deja un comentario

Scroll Up