Indice de la serie: ¡Acampemos! La serie

  1. ¡Acampemos!
  2. ¡Acampemos! ¿Sabes hacer fogatas?
  3. ¡Acampemos! Primero comer que ser cristiano

En algún momento entendí que comer directo de la lata o andar malabareando para intentar preparar algo en medio del cerro es frustrante y aunque te quita el hambre no es algo que se disfrute.

La solución fue ser practico con el menú y llevar las cosas tan preparadas como sea posible. Si vas a comer quesadillas ¿Para que lidiar con el queso, las tortillas y la navaja suiza (Por supuesto, olvidaste el cuchillo en casa). Llevar las tortillas dobladas con queso de una ziploc grande te ahorra el malabar.

¡Al fuego puedes hacer tantas cosas! Depende de que tanto te sea posible cargar pero lo más fácil es brocheta, te la llevas ya ensartada en palitos de madera, de esos en los que te venden el mango en las esquinas, todo en un tupper de buen tamaño ¡Vamonos al bosque! Cuando sea el momento, lo pones cerca de las brazas y en poco tiempo estás comiendo como Rey ¿La basura? ¡Echa el palito de madera a la fogata!

Acampar: Donde cada comida es un banquete. En serio, si pasas hambres es porque no te preparaste. La Picaña de la foto fue una delicisia, llevamos pan y alioli.  Abres el pan con la mano, le untas un poco de alioli, trinchas un pedazo de carne,  lo pones en tu pan ¡Listo! Pasa la Bota de Vino 🙂

Acampar le pone pausa al ajetreo del día a día de La Ciudad. Te recuerda ser agradecido por lo que tienes en tu casa, sin importar si es nuevo, viejo, caro o barato y por supuesto te enseña a ocuparte de todas tus responsabilidades o pagar caro las consecuencias.

¡Acampemos!

Comments